El racismo en la literatura

Hablemos del racismo. Para algunos es algo que desapareció con el fin del esclavismo y los autobuses segregados; un problema antiguo. Sin embargo, hoy en día, el racismo sigue muy presente: en las instituciones y sobre todo en las personas. Rechazamos a gente por su color de piel, por su país de procedencia o por su forma de hablar. Rechazamos a gente por ser diferente sin pensar que, al fin y al cabo, quizás no sean tan diferentes.

Como el racismo ha existido desde los inicios de la civilización, hay obras de todas las épocas que lo reflejan. Muchas, especialmente las más antiguas, tratan el racismo como algo intrínseco de la sociedad, que está ahí y que, o es bueno, o no se puede hacer nada contra él. Estas obras suelen ser un fiel reflejo de una sociedad racista y es interesante leerlas con ojo crítico por si nos viéramos reflejados en ellas.

Sin embargo, algo diferente son los libros que introducen el racismo como algo de lo que renegar o contra lo que luchar. Es decir, como un elemento negativo, exactamente lo que es. Al denunciarlo, estos libros ayudan a mucha gente a darse cuenta del daño que hacen sus actitudes racistas, y contribuyen a que la gente quiera unirse a la lucha.

Matar a un Ruiseñor- Harper Lee

Uno de los más destacados es “Matar a un Ruiseñor” (Harper Lee, 1960), que se ha convertido en un clásico. Esta novela habla de los problemas raciales que sufre una familia cuando el padre, abogado, decide defender a un hombre negro inocente en la Alabama de los 30. La historia habla del racismo como algo presente en la sociedad pero muestra los esfuerzos titánicos de personas íntegras, como el abogado Atticus Finch, para luchar contra él.

El Odio que das – Angie Thomas

Obras más modernas, como “El odio que das” también han tratado el problema del racismo en la época actual. Esta novela juvenil cuenta la historia de una chica que vive entre dos mundos: su barrio pobre de gente negra y su instituto en un elegante barrio de blancos. Cuando sea testigo de un duro acontecimiento se dará cuenta de que la sociedad es peor de lo qe cree y tendrá que sobrevivir en ella.

Racismo en obras de fantasía

También hay libros que han tratado el racismo contra razas de ficción. Esto presenta una pregunta a los lectores: si nos indigna el racismo contra razas que no existen, ¿por qué permanecemos impasibles cuando se discrimina a razas reales? Un ejemplo destacado es la Trilogía de “La Tierra Fragmentada” de N. K. Jemisin. En ella se discrimina a los orogenes, personas con una mutación que los hace capaces de detectar seísmos en un mundo que los necesita, y a la vez los odia. Otro ejemplo son las novelas de Terry Prattchet, donde queda patente el odio a ciertas razas, como “Voto a Bríos” o “¡Zas!”.

La literatura trasmite mensajes a través de personajes, que calan más. Se convierte así en una herramienta perfecta para concienciar y movilizar a la sociedad.

Echa un vistazo a Percy Jackson libros orden.

Descubre más libros en Kmeleono.